Te odio

Cierra la puerta que de frío mi corazón llenas,

Urde tu equipaje y ten el billete de ida sin vuelta

y no toques jamás esta puerta,

te odio

no vuelvas, escúchame, no vuelvas.

Pecas. latalegadepan

Al amar, sin pensar en las consecuencias, sin ir más lejos de la propia apariencia, el día deja de ser tiniebla y las luces brillan sin que te des cuenta. Pero llega el odio. Un choque de trenes, el fin de la vida en la tierra, todo se convierte en mierda

Un rechazo enérgico, incontrolado, intenso que no se merece más justicia que la abolición en la sentencia. Uno se debe colgar medallas de colores y no hundirse en más pestes de las que nos limpiamos con resiliencia. Por ello el odio no es amigo de la calma, de la amistad, del equilibrio emocional, del amor.

Suma todo lo bueno, lo pequeño y lo grandioso. El helado con el que manchas cachetes en días de inocentes o el plan del viaje a la Luna como ejemplo. Chapotear en charcos de lluvia o correrte con tu pareja mar adentro, un domingo cualquiera de descanso perro o la semana de fortuna cuando dos o más domingos rejuntemos… esa condena enérgica, esa aversión no hace más que el alma se abandone en el borde de una cuneta cuando te tiene que acompañar eterno.

No al odio. No al odio que las camisas queman, que la cabellera calva queda, que dejan en tu faz picor en los ojos y en tu cara como si tus lágrimas cayena fueran. Odio el odio de causas inconclusas. Odio el odio a bellezas musas, lo odio con todas mis fuerzas porque no es verdadero, porque hace daño, porque se basa en lo distorsionado de tus emociones, esas que no son justas.

Y si odias hazlo bien. Ante todo cuida a ese personaje que en el espejo ves. Que cuando aparezca, las campanas de tu torre repiquen para que sepamos que el día de furia ha llegado. Que cuando surja, se apresure a abandonar nuestra mente, despidámoslo con euforia al partir para siempre en el tren del olvido.

Odia pero odia bien, odia con flores de quelenquelén, odia cuando sea necesario pero con desdén, que tu corazón no sufra, que la bruma pasa y que todo lo que sucede conviene, y es que si no, esa repulsa a nuestro pequeño mundo azufra.

Musitar gritos de pésame inoportunos no es más que hacer de la primavera, invierno, bandeos taciturnos en tu caminar cuando las alfombras se posaban al pasar. Quizás la vida sea tan larga como para rabiarla gritando que esto es una puta basura, que la injusticia inunda los campos cuando el fuego los pinos queman o que por su jodida culpa él, ella, mi ilusión y mi magia de repente secan. Y quizás creas que esa es razón más que holgada para apretar los dientes y seguir con ese ardor, que se tiene derecho a vivir las penas como quieras pero que sepas que si piensas tener el resto de tu vida para bailar luego, cuando escampe ahí fuera, te equivocas, es una quimera.

Las manetas del reloj siguen bailando y el mundo no se para ante la rabia. Es una pena que excavemos una tumba anticipada. Nuestro corazón merece sanar en vida, pronto. El tiempo corre y quiere hacerlo contigo de la mano en el sendero que previamente habías marcado. Puede que sea la opción fácil, el vivir desgarrado, dolorido e incomprendido por tantas piedras que alguien nos pone en el camino pero es el amor quien mueve el odio con su ausencia y quien para el rodar apresurado del mundo con un beso.

El frío no existe si el calor no fuera y cómo de diferente quieres que sea el odio, aunque bien odiar sepas, cuando de amor cada rincón de este mundo se rodea.

Ama y ama hoy u odia bien si así lo deseas. Bien odia el que no odia al amor incluso siendo odiesa.

love. hate. latalegadepan

Cierra la puerta que de calor mi corazón llenas

Deshaz tus maletas, que aquí anclado te quedas

Acepta la suculenta oferta

Bien te odio,

Amor mío, al llenarme con su carencia.

Ps: nacido del amor hacia tus pecas y dedicado a un gran hombre, JOSE LUIS RODRÍGUEZ ORTOLL que nos enseña la fortaleza de la unión por amor sin ambivalencias.

Esta entrada fue publicada en Desde el alma, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Te odio

  1. MeryAn dijo:

    Echaba de menos estos textos… Me encanta☺️

    Le gusta a 1 persona

  2. Ana de León dijo:

    ODIO?
    Que es eso? No lo conozco.. si por un momento ha querido entrar en mi corazón, el Amor junto con el Perdón le han quitado su poder…dejándolo sin fuerza para hacer daño.
    Aliméntate de Amor, respira empatía y respeto, muestra comprensión, aprende de los demás, acaricia la ilusión y emocionate con los regalos que te da la vida , deja atrás lo malo y maquillale una sonrisa.. ya no será tan malo..
    Sé generos@ y regala amor… recogerás tranquilidad. Porque siempre cuando perdonas, el corazón descansa y el odio desaparece.

    Le gusta a 1 persona

  3. Ssshhhh dijo:

    Odio no poder amarte!!
    Odio mis manos vacías sin ti
    Odio mis labios secos, sedientos de tu savia
    Odio mis lagrimas de anhelo por tu aroma
    Odio mis pies descalzos, helados de esperarte
    Odio no poder amarte y amo odiarte

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s