Tato Limón

Tato Limón,

su nombre tras conocerla a ella

y su apellido por su dulce amargor.

Tato Limón,

ojos azules y chiquito, pequeñito,

negro, de pelo negro y canas de sazón.

Tato Limón

mi gato de fortuna, de mi alma turbador

mi amigo felino, incondicional nuestro amor.

Tato Limón

tras el otro lado del arcoíris me encontraré contigo

ahora que te has ido sin ton ni son.

Dicen que sólo es un gato y por qué lloras su ausencia… te cuento.

Un nene indefenso, cachorrito, dependía de mi amiga y de mí para comer, para hacer pipi, para dormir. Mil biberones le dimos y… ¡cómo se le hinchaba la barriguita!… si por él hubiera sido habría explotado debido a las ansías con las que comía.

Convivió muchos meses con cuidados de veterinarios, de cariños profesionales y de algarabía, perros, otros gatos, tortugas y alguna que otra hormiga. Estas últimas le hacían dar brincos de lado que me sacaban más sonrisas que Vieira en la Chistera.

Pero al final, fuimos compañeros de piso en mi humilde hogar. No le importó carecer de lujos, pero si de caricias. No le molestó dormir sin franela porque dormía bajo mi vera, abrazándome, ronroneándome y masajeándome el cuello con esas patitas chiquitas. No le importó estar tiempo sólo ni demasiado acompañado…Tato sólo quería un amigo y en mí lo consiguió.

Él no era más zarpeta que yo ni yo más ruinito que él. Pero además, él, me llamaba a la calma cuando las noches se me aventuraban eternas y me reclamaba sonrisas por las mañanas, a mediodía y de tarde mientras pensabas que tus problemas te quitaban las ganas. Nadie compartió conmigo tantos secretos a solas, recogiendo dátiles de sus palmeras ni mis trozos tras su ausencia.

Un amigo fiel, un amigo felino, mi Tato Limón.

La última noche se portó genial, durmió hasta las dos de la madrugada de un tirón, y luego unas buenas horas mordiéndome la cara, arañándome los brazos y empujándome con sus patitas traseras mi pecho. No me dejó descansar tras todo mi trajín del día anterior y cansado, le di una torta y comprendiendo la situación se acurrucó bajo mi cuello y ambos dormimos de seis a siente.

Al día siguiente ya no estaba, su cuerpo sí pero su alma no. Y lloré y aún sigo.

Tato Limón,

su nombre tras conocerla a ella

y su apellido por su dulce amargor.

Tato Limón,

ojos azules y chiquito, pequeñito,

negro, de pelo negro y canas de sazón.

Tato Limón

mi gato de fortuna, de mi alma turbador

mi amigo felino, incondicional nuestro amor.

Tato Limón

tras el otro lado del arcoíris me encontraré contigo

ahora que te has ido sin ton ni son.

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Tato Limón

  1. Carmenchu dijo:

    Precioso texto de linda vivencia la de ambos juntos. Lo siento amigo. Mucho ánimo. Besote grande

    Le gusta a 1 persona

  2. 🌴 dijo:

    Echaré de menos tus mordisquitos en mis pies 😔🍋

    Le gusta a 1 persona

  3. mariniet dijo:

    Ánimo. Un abrazo muy fuerte 😘😘

    Le gusta a 1 persona

  4. Irene dijo:

    Ohh lo siento mucho. Unas palabras preciosas y llenas de amor 💜 Muchos ánimos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s