Rabiemos

Grita. ¡Mierda!, ¡joder!, ¡odio el mundo que me rodea!

Llora. Que los párpados te piquen y que no paren de correr tus lágrimas.

Patalea, aprieta los puños, rabia e incita al mismísimo diablo con tu  grosera verborrea.

Ya va siendo hora que uses tu derecho a sentirte mal porque la verdad, la vida , puta vida, no te ha tratado bien, nada bien.  

Déjame acompañarte. Rabiemos.

rabia

Hoy toca cena sin hora de llegada a casa y que nos cuide Dios si tiene huevos. Ponte tu pantalón pitillo negro, el de cuero, tu camisa escotada rasgada, y las botas altas de los conciertos de rock. No lleves dinero que pago yo y al carajo con los teléfonos. Tus labios rojos y tu pelo al viento, ese collar de Nefertiti y sólo una cruz, sin pulseras. Desgarradora. Yo iré igual, de negro completo, ambos dejando entrever nuestros abismos internos.

Hablemos largo y tendido, comamos, riamos y lloremos, bebamos y droguémonos. Te sigo en las penumbras sin dudarlo en tu día de furia. Enséñame cuán oscura está tu habitación, tu montaña rusa, tu tiovivo, tus vaivenes…compartamos vagón y gritemos, rabiemos.

Música, baile, saltos, descontrol, sudor y a seguir con las lágrimas juntos. Abrázame y sigue contándome lo mierda que es esta vida, y lo difícil que es seguir adelante, lo complicado que son las decisiones y las verdades.

Y esta noche no te acerques chiquitín. Odiamos a los Mr Wonderful. ¡ Qué manía con ese buenos días de colorines cuando es Lunes joder, es Lunes! Estamos de autodestrucción, ella y yo, la vida, mi vida, porque tenemos derecho a hacerlo, así de simple, porque sí, y punto.

Créeme cuando te digo que, aunque soy pequeñito y blanco de piel, me parezco al negro de la Milla Verde. Puedo, cuando quieras, coger tus problemas, tragármelos y sacarlos en forma de mariposas grises y que vuelen libres, que se disipen para que te sientas libre y así comiences de nuevo.

Confía en mí. Rabiemos.

Pero una cosa más. Yo me partiré el pecho una y otra vez contigo, lo mereces, por encima de todas las cosas, tú y tu magia nunca debieron ser abandonadas.

Pero…no tardes mucho en volver porque la vida no espera, aunque sea en ocasiones injusta, aunque no parezca vida. Cuenta conmigo hoy, y siempre que pueda pero date prisa porque yo…yo hoy…hoy me estoy muriendo.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Rabiemos

    • No es un capricho, es una necesidad imperiosa…morder la almohada, gritar cantando, correr más y más fuerte, más y más lejos…y luego respirar hondo y volver a empezar, con calma. Gracias Mariniet por estar de nuevo por estos lares. Besos

      Le gusta a 1 persona

  1. RAUL HERNANDEZ AGUIAR dijo:

    También puedes contar conmigo 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Irene dijo:

    Que crack Damián!! 😊

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s