Secreto.

No se lo digas a nadie que tampoco yo lo haré.

susurro 2

Guardo con recelo la manta añeja de colores a cuadros que me regalaste para que no toque la piel de otras, inquilinas pasajeras de tu lado izquierdo de mi cama.
Sigo buscando un mensaje encriptado en El club de los 27 bajo tu letra. Me pasa que me imagino a Diego Caler compinchado contigo y mandándome mensajes entre líneas para mí.

Prendo las velas en los botes chulos del IKEA. Un día casi se me quema la casa cuando el fueguito lindo de las velas trepó por la cuerda de esparto de las que suspendían y ennegreció la pared. ¿sabes lo que dejó grabado? ¡rock and roll viejo! Hubiera estado tan orgulloso y feliz de que te hubiera encontrado.
Releo tus mails, tus WhatsApp, tus me gusta en Facebook y en Instagram. Tus comentarios y sobre todo tus fotos, ay tus fotos…ay…tus fotos. Bendito pecado robado del edén.

Salgo de casa y regreso pensando en ti. Cojo las llaves del cuenco que aquel día dejaste envuelto en papel de periódico con un lazo rojo como regalo a las cuatro de la tarde y que quise que hubieras olvidado tras una noche conmigo y un desayuno juntos.

Aprendí a disfrutar de mi desnudez durmiendo sin ropa con gusto a solas.

Recuerdo tu espalda arqueada, tus gemidos al correrte y tus ansias infinitos de acabar conmigo al poseerme.

El lubricante ya se gastó de imaginarte, el lápiz de escribirte y la segunda copa de vino se empaño al no usarla.

Tu árbol de navidad no ha parado de brillar estrellado en las cuatro estaciones.
Sigo hablando mucho, bailando más y cantando fatal pero lo revivo cada día porque recuerdo tus carcajadas. Me he hecho director de las arrugas sexis que presumes de tu piel.

Me maldigo al pensar que hoy yo podría estar haciéndote cosquillas si te hubiera trancado la puerta. Y es que te hubieras quedado con tu vida paralela, la nuestra, convertida en única al darte cuenta que al juntar tu pecho con el mío y embriagarte de la fragancia que sólo tú en mí aprecias, visualizaras que me echarías de menos cuando no estuviera. ¡Joder! Te debería haber cerrado la puerta.

Sigues presente en mí cada día. Estás en la música, en cada cosa que me pasa, en cada cosa que hago, que leo o que veo…te echo de menos. ç

susurro

Pero no se lo digas a nadie.

sigamos guardando nuestro secreto para cuando estés preparada grítarlo a los cuatro vientos desde la ventana desde la habitación de la casa que sigo construyendo para los tres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Desde el alma, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Secreto.

  1. Toti Suárez dijo:

    Fantástica manera de expresar el echar de menos a esa persona especial que llenó y llena todo nuestro ser!! Bravo amigo no dejes de escribir nunca!!! ☀️

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s