Barro

Se estaba arrastrando por el barro, la gente la miraba y pasaba de largo.

El chipichipi de tres dias creo charcos de barro en las calles del Temple bar y ella nadaba a contracorriente.

Estaba empapada, con la cara a proa y frío. Dejaba a los lados a los personajes llenos de falsa pena y limosna.

Yo los compadecía porque su cara no pintaba penurias, ella chapoteaba como una niña.

Fruncía el ceño por no decir qué asco me daban aquellos que cambiaban el paso al acercarse a ella…y los compadecía…porque por mucho barro que de desgraciada la vistiera…su Dupont y sobre todo su sonrisa, su mágica sonrisa, la hacían la mujer más rica del mundo.

Se estaba arrastrando por el barro, lo decidió ella y…y qué feliz era.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Barro

  1. Yai dijo:

    Como siempre es un placer leerte, gracias!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Cris dijo:

    Viva el poder de la sonrisa!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s