Carnaval

Un Martes…cedió su cuerpo previo al Miércoles de ceniza.

De noche secreta…le habló de ese sentido te quiero.

Deidad femenina,

firme como el acero.

 

feliz-y-triste-0[1]

Un vino…de marmajuelo y malvasía en la copa color pajiza.

De disfraz vestía…sus ojos llenos de deseo como luceros.

El pecado pedía,

que ardieras en el fuego.

Pero…

…bien merece la pena aguantar el dolor de cabeza tras los saturnales,

gozoso, lujurioso, jocoso, gracioso tras sentirla por última vez cerca,

cabrona que me llena de sombras de palmeras

y su ausencia ahora con su cuaresma tras los carnavales.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s