Despacito

A las heridas, tiritas,

 y al alma, una nueva vida. 

Las bocanadas de aire más frescas son aquellas que envolvía en rayas blancas para aplacar su ausencia.

Tenerla cerca ya sólo era sólo sexo, un sorbo de agua en el oasis de su desierto seco.

Los dedos en la piel que habita.

Y Mima… y besa… pero despacito.

paciencia

Cuesta volver a confiar en manos ajenas incluso siendo las suyas las que ahora le tocan.

Las risas y las lágrimas con su ausencia son ahora amargas como el gusto que dejan las noches canallas si lo folla.

No se dio cuenta y moría en vida.

Pensándola, anhelándola, espera que cultivaba caprichosa tocando su puerta. 

Despacito lo curó… pero ese mismo tiento volvió a rasgar su ropa, ésa que volverá a remendar con paciencia y ojalá tras ella…ésta..ésta sea la última vez que suceda.

 

 

 


 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s