Cada mañana

Echo tanto de menos no verte en tu lado izquierdo de nuestra cama al abrir los ojos cada mañana…

¿Será el no sentir tu cuerpo cuando los pájaros te cantan los buenos días o el no olerte junto al sol que se levanta fachento?

Quizás…¿tu piel?, flor de orquídeas

O quizás sólo… tus ojos de canela en rama

O serás tú, sólo tú, que cautivas, vicias, seduces, adormeces.

O tú, toda tú, que me enloqueces, alumbra, erizas, me estremeces.

No lo sé, pero te echo de menos, mi amor.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s