Archivo de la categoría: Sin categoría

Música siempre.

Música para calmar las fieras o sacar la tuya Música con lágrimas o risas, música y que fluya Música siempre, banda sonora de día Música siempre, ante las almas rendida. … Los dedos los colocó en Do mayor, apoyándolos en … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Dos

Ya dos años y ojalá siguiera escribiendo tu número al revés. Recuerdo que estuve más de una semana para sacar el rabito del dos, a los cinco, a imagen y semejanza del tuyo, de tu dos. Recuerdo que estuve un … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

A la altura

No sé si estar a la altura merece con tu ausencia y si crecer aunque no sea de alto valga la pena. Sigo pecando de bueno cuando creo que me ves por ese agujero que creaste en las noches de … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Febrero

Tu presencia me convertía en lo que era y sumando ahora tu ausencia me convierte en lo que soy. Más daría este día o cualquiera por el de ayer para que aparecieras. Más daría por tus besos, por tu agua … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

Los nuevos 27

Al final lo consiguió a los cuarenta y no a los veintisiete. Nació con la música a sus pies. Padre trompetista, rendido bohemio a su madre voz. Nanas de cuna con sabor a rock y blues, a Jimi Hendrix y … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Geravel

Semana sí y la otra tampoco, físicamente juntos y sin estarlo, respectivamente así vivíamos y es que es una suerte encontrarte con alguien que riegue también…tan bien… los geraveles. La excusa perfecta era cualquiera, el momento idóneo siempre era el … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Uña de gato

Las cogí del cielo para cuando quieras aquellas chiquitas lunares de día que la noche iluminan. Pedí prestadas las que rondaban la luna aquella finita de uña de gato que sonríe brillante. Las cogí del cielo, las pedí prestadas… tus … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario