Ya va siendo hora.

Ya va siendo hora de que te olvide.
No puedo con esta pena que me apuñala el alma…
Ni con esta rabia que irrita con gritos mi garganta.

Ya no me puedo imaginar la promesa de la  vuelta de alguien que ya no existe.

Ya va siendo hora de que te olvide.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Su suerte, su sonrisa

Prometió no volver a sonreír.

Su vida dolió mucho. Andó a solas de chiquita. Hubo vacío en su plato y más veces de las que quisiera recordar durmió sin más techo que el de las estrellas. Era el mundo que le tocó vivir y sin rencor y con la fuerza de la rabia hacia lo injusto consiguió hacer un nuevo camino sin tantas piedras filudas.  

La suerte, eso dicen, yo no la creo, hizo que su vida fuera vida. Para mí, su suerte era la de su sonrisa…con la que separaba mares en cualquier parte sin importar el mundo donde viviera.

Su vida no dolía tanto hasta que decidió no volver a sonreír. Había luchado contra viento y marea pero esta vez no pudo con las heridas de su corazón y se rindió.

Su sonrisa desapareció.  A su chico se lo llevó el destino y desde que ya no pudo verlo y tocarlo cada noche ni olerlo y besarlo cada mañana decidió no regalar más risas y su vida volvió a doler.

Anoche brindamos con vino y lo único que sacó Baco fueron sus lágrimas en esos ojos colorines. Se quedó dormida muy avanzada la noche, tras desahogarse consigo, conmigo pero qué bonita sorpresa cuando , tras arroparla, su cara esbozó una el brillo de su sonrisa.

dormir3

Prometió no volver a sonreír pero al dormir lo hacía. Soñaba con ir al mundo paralelo donde él se encontraba, donde hubiera elegido estar. Vivía un cuarto de sus días sonriendo pero con el tiempo aprendería a llenar las otras tres cuartas partes del reloj.

Volvería a sonreírle al Sol cuando saliera y así que su vida paso a paso no doliera porque su sonrisa…

 

…es el cian, magenta y amarillo…
…es do, re, mi, fa, sol, la si, con sus becuadros, bemoles y sostenidos.
Es umami, quinto elemento del limbo…
…es el roce delicado de sus yemas sobre la piel que habito.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Blanco y negro

La locura del cuerdo o la cordura del ido.


Yo elijo la valentía independiente de la piel que vistas.

Un grito sordo ante fuertes alaridos.
Una gran ola en un mar en calma.
El sexo antes de la despedida.
Un té, una vela y un lápiz en una guerra indolente.
O el sexo antes de la despedida.

Yo te elijo sin cambios envuelto en oro, incienso y mirra

La sensatez del loco o la necedad del frío. 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Secreto.

No se lo digas a nadie que tampoco yo lo haré.

susurro 2

Guardo con recelo la manta añeja de colores a cuadros que me regalaste para que no toque la piel de otras, inquilinas pasajeras de tu lado izquierdo de mi cama.
Sigo buscando un mensaje encriptado en El club de los 27 bajo tu letra. Me pasa que me imagino a Diego Caler compinchado contigo y mandándome mensajes entre líneas para mí.

Prendo las velas en los botes chulos del IKEA. Un día casi se me quema la casa cuando el fueguito lindo de las velas trepó por la cuerda de esparto de las que suspendían y ennegreció la pared. ¿sabes lo que dejó grabado? ¡rock and roll viejo! Hubiera estado tan orgulloso y feliz de que te hubiera encontrado.
Releo tus mails, tus WhatsApp, tus me gusta en Facebook y en Instagram. Tus comentarios y sobre todo tus fotos, ay tus fotos…ay…tus fotos. Bendito pecado robado del edén.

Salgo de casa y regreso pensando en ti. Cojo las llaves del cuenco que aquel día dejaste envuelto en papel de periódico con un lazo rojo como regalo a las cuatro de la tarde y que quise que hubieras olvidado tras una noche conmigo y un desayuno juntos.

Aprendí a disfrutar de mi desnudez durmiendo sin ropa con gusto a solas.

Recuerdo tu espalda arqueada, tus gemidos al correrte y tus ansias infinitos de acabar conmigo al poseerme.

El lubricante ya se gastó de imaginarte, el lápiz de escribirte y la segunda copa de vino se empaño al no usarla.

Tu árbol de navidad no ha parado de brillar estrellado en las cuatro estaciones.
Sigo hablando mucho, bailando más y cantando fatal pero lo revivo cada día porque recuerdo tus carcajadas. Me he hecho director de las arrugas sexis que presumes de tu piel.

Me maldigo al pensar que hoy yo podría estar haciéndote cosquillas si te hubiera trancado la puerta. Y es que te hubieras quedado con tu vida paralela, la nuestra, convertida en única al darte cuenta que al juntar tu pecho con el mío y embriagarte de la fragancia que sólo tú en mí aprecias, visualizaras que me echarías de menos cuando no estuviera. ¡Joder! Te debería haber cerrado la puerta.

Sigues presente en mí cada día. Estás en la música, en cada cosa que me pasa, en cada cosa que hago, que leo o que veo…te echo de menos. ç

susurro

Pero no se lo digas a nadie.

sigamos guardando nuestro secreto para cuando estés preparada grítarlo a los cuatro vientos desde la ventana desde la habitación de la casa que sigo construyendo para los tres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Desde el alma, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Oasis

Un descanso o un refugio de paz,

una tregua o un remanso de risas 

Un oasis presente o fugaz

tu rumbo marcado por donde  pisas.
Estoy cansado de caminar dando la espalda, siento que el que se desvanece soy yo…

¿y si nos arriesgamos a darnos la vuelta e ir a dar de nuevo con el olor de su cuerpo, con el sabor de sus labios que nunca se esfumó?  

Hazlo, yo te acompaño.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Bonita condena

Me levanto cada Lunes despierto, despejado y con ganas de sonreír. Me gustan los Lunes.

ok

Me pasa últimamente que no me importa hacer el bobilín con jovencitas en una cena clandestina al contar historietas fabulosas, rápidas y frescas que calman almas, descargan mochilas y aceleran el pulso con las risas que provocan.

El sentido del ridículo se me ha desvanecido desde hace muy poco con amigas de mi quinta cuando hablan de política o de la bolsa y yo no digo nada, sólo las saco a perrear con Maluma. Pareceré frívolo pero no me gustan los sucesos ni la prensa rosa y sí sentir la adrenalina de ver como nos divertimos como niños chapoteando y bailando en charcos de barro.

Me gusta mucho el sexo, los cangrejos, los tréboles, las palmeras…y tienen todos mucho que ver…que me llame Coronas en sus Ilustres y verás como lo desarrollo. Sigo enamorado y echándola de menos pero sin pesar, con un caminar ligero.

Me puede el humor, las tardes a solas y las noches a tientas.
Me pirra sus risas al mancharme con chocolate y menta.
Me gusta Aitor, Ber y mi enana que calman típicas y falsas tormentas.
Me erizan olores, sabores, sensaciones de recuerdo, el título que sumo ostenta.
Me da vida poder estar al lado de lo bonito, tenerlo cerca.

Me ocurre desde hace poco que no me pongo malito nunca incluso si no salgo de casa con la mano en la boca cuando hace pelete. Siempre me dice que sí el último pétalo de la margarita y no se me pega ninguna pulga aunque estando más flaco que el tobillo de un pájaro.

Pinto fatal, canto para dar alegría de lluvias a las tierras del Aaiún y el campo y la playa eran lugares inhóspitos para mí…pero desde hace nada disfruto de una Cali donde gano tiempo, gano mucho tiempo.

En paz tras un día de agua salada y mis ojos con chispitas contemplando el sol ponerse tras la Gomera.

Respiro aire puro de las montañas, vivo tocando la guitarra, con pinceles y lapiceros dispuestos para dar rienda suelta a mi imaginación, a mi arte particular. Nunca me supo tanto ese ratito con mis amigos o a solas conmigo o estando pendiente de la programación del Eli-room y del Aguere.

felicidadpost-2

– Doctor, ¡no sé qué me pasa! !Antes tenía tanto miedo a ser feliz, a arriesgarme, a no llegar en hora! Ahora adoro el calorcito, los días largos y las noches locas que se pasan en un pestañeo. Me siento pícaro, capaz, alegre, vital. Siento que puedo generar bienestar en mi pequeño mundo cuando antes estaba congelado ¿por qué a mis sesenta y cinco? ¿por qué tan tarde? ¿Estoy enfermo? ¿Qué me pasa doctor?
– Marco, el bienestar como síntoma de enfermedad existe, así es. Después de analizar todas y cada una de las pruebas complementarias puedo concluir que ha llegado su hora. No avisa cuando llega, se presenta en edades dispares, las experiencias y la vida exterior importan en su desarrollo, y además, se ha demostrado que tiene base genética pero sólo les ocurre a aquellos que lo desean.  Su vida corre peligro porque ser feliz es un riesgo para la salud pero lo peor que le puede pasar es que le puede crear arrugas al sonreír y ojeras por trasnochar, y a usted le sientan muy bien.
Marco, está condenado a ser feliz el resto de su vida.

pd: texto calificado de “antológico” en el concurso “a mí no me vengas con cuentos” de “del Medio ediciones”
Dedicado a mi mes de Octubre:
Por mi nuevo trabajo en Tierra Blanca con mis quinientos perrunos lindos, por mi reto #yoquieroyopuedo y por ella, por mis niños de Cusco pero sobre todo por ti Meri, felicidades enana, eres fuente de inspiración y por ti papá, felicidades por tu cumpleaños viejo, donde quiera que estés. Sé que nos estás viendo donde el mar se junta con el cielo, te quiero.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Orgía

 

Se dejaba hacer de vez en cuando y sólo daba su cuerpo a medias a mujeres y su sexo.

Citas pactadas entre él y otras desconocidas donde se curaba momentáneamente la lujuria, el deseo, la fantasía, donde se creaba para ambas partes un mundo paralelo al real que calmaba las ansias de pasión descontrolada, desmedida.

Todo valía salvo verlas. Las esperaba con velas y los ojos vendados en la cama, sin más. La puerta la dejaba abierta y ellas entraban sin aviso, tropezando siempre con una botella de vino que dejaba como timbre por si se dormía. Las recibía bien entrada la noche.

Las bonitas vibraciones de una casa limpia y blanca comenzaban a desvanecerse a medida que, desnudándose, se acercaban a su habitación siguiendo la senda de pétalos de girasol que él ponía en el suelo.

Esa noche aderezaba Patrice mezclándose en el aire con lavanda y jazmín. La Luna afilada como las uñas de un gato, que se veía traslúcida a través de la cortina, alentaba aún más al pecado.

besos-y-bacterias

Le gustaba jugar a las adivinanzas a través de las manos que le tocaban. Sentía sus cuerpos rozándolo e intuía así su estatura y su color de piel. Sus desmedidos jalones de pelo o las caricias de sus dedos sobre su espalda, la fuerza de su boca al morder o el paseo de su lengua por su cuello, lo soez de su verborrea o el susurro de cosas bonitas le ponía a ella color y brillo en los ojos.

Pero esa noche tras ir dibujándola poco a poco sin lápiz, sin ver, le temblaron las piernas al reconocer una sonrisa inolvidable tras escuchar sus risas pícaras de soslayo. Creía conocerla. Quería saber quién era y por primera vez en sus citas quiso quitarse la venda. Pero ella lo impidió apartando sus manos de ella.

Y lo besó y ratificó sus sospechas.

Sus besos descubrían el quinto sabor, los movimientos de su lengua fueron inspiración de tangos y lo sensual de sus picos y las comidas apasionadas invento del yin y el yang, de la cal y de la arena.

La figura de ella en su imaginación se completó real porque no habían unos labios tan perfectos para la armonía de una boca, porque sus besos la describían singular, única y sin igual.

Y lo besó ganando tiempo.

No cabía duda. Sus besos le ponían gustillo al salitre, al helado de vainilla con canela y al sabor del melón fresquito. La saliva, sudor de sirenas, refrescaba de menta helada bocas ajenas. Y así hubiera querido él que fuera pero partió, llenando su mundo de otras bocas féminas tras ella.

Pero alguien le dijo una vez que si conoces a la persona correcta en el momento equivocado, la vida los volverá a juntar.

Y así fue y  lo besó y la besó y así siguieron juntos y así siguen a día de hoy con sus particulares orgías.

Publicado en Desde el alma | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario