Acacias y jirafas

Acacias y jirafas.

Las acacias ser erguían bellas e imponentes alejándose del Sáhara y aportando nombre a la sabana. Grandiosas. Eran de copas altas, con ramas de espinas y de porte aparasolado. Se alejaban de lo terrenal para que lo mundano no las consumiera. Eran distintas y por ello podían seguir viviendo.

acacias y jirafas

Los camellos pardos, armónicos en ocres y parches negros, iban a su vera, de la mano. Las zafaras, veloces y elegantes en el andar, esculpieron su esbelto cuello tras bailar danza bantú tiempo atrás. Sumaron centímetros de talento para sobrevivir junto a las acacias año tras año.

Son genios aquellos que juegan a hacer magia en base a sus diferencias, creando capacidades. Darwinianos actuales, lamarckianos del presente que mejoran nuestra especie y le dan sentido a los días.

Supervivientes, acacias y jirafas.

pd: Concurso de microrrelatos de Simpromi. Gracias y felicidades a todos los concursantes. Todos con la inclusión, la diversidad y la igualdad.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Otro rollo

Ni siquiera era inefable era otro rollo.

Comenzó a definir un nuevo diccionario, más que sempiterno, más que un comienzo sin fin…más allá del fin. Efímeros y superfluos eran los amantes de una noche y ella…ella era…era otro rollo.

Siguió inconmensurable, etérea delicada, algo fuera de este mundo y permaneció perenne, no como el petricor de las lluvias de agosto al caer.

Ojalá supiera que con sólo un ademán dejaba mondo el mundo como el salvador de la Milla Verde. Otro rollo.

No habían palabras para definirla.

OTRO ROLLO

Me siguen preguntando si algo malo tenía y te juro por la gloria de cada veinte de Febrero o treinta y uno de Julio que si algo malo tenía era, sólo y sólo si, su dulzura al hablar, su elocuencia, su tono melifluo, su soñar sereno e imperturbable, sus camisas internas acendradas de blanco impoluto o su pasión de tonos arrebol como de rojizos cuando la virgen plancha al atardecer a ti te jodían, porque serías un gilipollas, porque incluso esos defectos perfectos eran…eran otro rollo.

Se desnudaba al alba y se vestía con la luna, era sal y pimienta, juntaba la cal y la arena, amaba con la misma lujuria que una noche sin tregua en el sexo y follaba con la ternura de quien descubre que la piel del diablo se viste de bebé.

Por los tréboles, por las palmeras, por la serendipia de conocerla, por los cangrejos y por los lunares al sol que ella…ella era…era OTRO ROLLO.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Escondite

– … veintinueve y treinta! ¡ El que no se ha escondido tiempo ha tenido!-

Conseguí un buen escondite pero ahora tocaba calma una vez que la cuenta había finalizado.

esconderse

La respiración acelerada, después de las carreras en busca del refugio, aún la controlas, pero no el palpitar del corazón. Suena alto, como Tambores lejanos, en un silencio absoluto, ante una soledad que buscas. Comenzaba a notar su presencia cerca y yo me hacía chiquita. Mi truco para superar esos momentos era cerrar los ojos muy fuerte hasta que viera chispitas brillantes en la oscuridad y pasara de largo.

Entonces, con Gary Cooper en falda y de su mano, corríamos, corríamos y corríamos. Cuando las estrellitas desaparecían, conseguía abrir los ojos y ver de nuevo el mundo, ya estaba en casa, a salvo.

– ¡Libre!- gritaba.

Yo pude salvarme y quedar liberada de mi escondite pero hay otras personas que siguen escondidas o peor incluso, que nunca volverán del suyo.

La vida merece ser vivida y sobre todo, compartida. Llora, ríe, salta, baila, duerme…juega al escondite como lo que es, un juego pero nunca te encierres ante la violencia de género.

– ¡Libre!- Gritemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Encuesta

– ¿Sexo?- preguntó entre otras cuestiones de la encuesta.

– Siempre- respondió segura.

Hombre o mujer, sí o no…pero no siempre son esas las únicas respuestas aunque sean las opciones cerradas de una encuesta.

Ojalá, para que los resultados salieran certeros, siempre le preguntaran a ella que contestaba pensando en él mordiéndose el labio, sabiéndose objetiva y con la mano en el sexo

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Ladrones de tienpo

No pierdas el tiempo.

Que los ladrones de tu reloj de arena desaparezcan.

Que salten las alarmas para que los que quieran robarte sonrisas y sosiego salgan corriendo.

Tu camino aun siendo puto te regala sol, mar y arena, lluvia y brotes de lavanda nueva y eso se llama vida aunque con las prisas no lo veas.

Ve lento, tómete un respiro, ganarás tiempo.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Barro

Se estaba arrastrando por el barro, la gente la miraba y pasaba de largo.

El chipichipi de tres dias creo charcos de barro en las calles del Temple bar y ella nadaba a contracorriente.

Estaba empapada, con la cara a proa y frío. Dejaba a los lados a los personajes llenos de falsa pena y limosna.

Yo los compadecía porque su cara no pintaba penurias, ella chapoteaba como una niña.

Fruncía el ceño por no decir qué asco me daban aquellos que cambiaban el paso al acercarse a ella…y los compadecía…porque por mucho barro que de desgraciada la vistiera…su Dupont y sobre todo su sonrisa, su mágica sonrisa, la hacían la mujer más rica del mundo.

Se estaba arrastrando por el barro, lo decidió ella y…y qué feliz era.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Bingo

¡Hablar de muertos vivientes era su juego de apuestas!
– Max morirá. Es un cachorro y Toby lo matará– decía uno.
Pues yo apuesto por Laika. No durará nada en ese chenil– decía el gordo.

bingo2.jpg
Una semana era el plazo que nos daban a algunos, menos valientes y agresivos, más introvertidos…para morir entre las paredes de la perrera.
Toby y yo nos convertimos en amigos inmediatamente y tras una semana vi brindar con cerveza barata al gordo.
Qué satisfacción sería ser el juez con Toby del futuro campeón… ¡bingo!…en mi casa, en la prisión de los perros abandonados.

 

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios