Bonita condena

Me levanto cada Lunes despierto, despejado y con ganas de sonreír. Me gustan los Lunes.

ok

Me pasa últimamente que no me importa hacer el bobilín con jovencitas en una cena clandestina al contar historietas fabulosas, rápidas y frescas que calman almas, descargan mochilas y aceleran el pulso con las risas que provocan.

El sentido del ridículo se me ha desvanecido desde hace muy poco con amigas de mi quinta cuando hablan de política o de la bolsa y yo no digo nada, sólo las saco a perrear con Maluma. Pareceré frívolo pero no me gustan los sucesos ni la prensa rosa y sí sentir la adrenalina de ver como nos divertimos como niños chapoteando y bailando en charcos de barro.

Me gusta mucho el sexo, los cangrejos, los tréboles, las palmeras…y tienen todos mucho que ver…que me llame Coronas en sus Ilustres y verás como lo desarrollo. Sigo enamorado y echándola de menos pero sin pesar, con un caminar ligero.

Me puede el humor, las tardes a solas y las noches a tientas.
Me pirra sus risas al mancharme con chocolate y menta.
Me gusta Aitor, Ber y mi enana que calman típicas y falsas tormentas.
Me erizan olores, sabores, sensaciones de recuerdo, el título que sumo ostenta.
Me da vida poder estar al lado de lo bonito, tenerlo cerca.

Me ocurre desde hace poco que no me pongo malito nunca incluso si no salgo de casa con la mano en la boca cuando hace pelete. Siempre me dice que sí el último pétalo de la margarita y no se me pega ninguna pulga aunque estando más flaco que el tobillo de un pájaro.

Pinto fatal, canto para dar alegría de lluvias a las tierras del Aaiún y el campo y la playa eran lugares inhóspitos para mí…pero desde hace nada disfruto de una Cali donde gano tiempo, gano mucho tiempo.

En paz tras un día de agua salada y mis ojos con chispitas contemplando el sol ponerse tras la Gomera.

Respiro aire puro de las montañas, vivo tocando la guitarra, con pinceles y lapiceros dispuestos para dar rienda suelta a mi imaginación, a mi arte particular. Nunca me supo tanto ese ratito con mis amigos o a solas conmigo o estando pendiente de la programación del Eli-room y del Aguere.

felicidadpost-2

– Doctor, ¡no sé qué me pasa! !Antes tenía tanto miedo a ser feliz, a arriesgarme, a no llegar en hora! Ahora adoro el calorcito, los días largos y las noches locas que se pasan en un pestañeo. Me siento pícaro, capaz, alegre, vital. Siento que puedo generar bienestar en mi pequeño mundo cuando antes estaba congelado ¿por qué a mis sesenta y cinco? ¿por qué tan tarde? ¿Estoy enfermo? ¿Qué me pasa doctor?
– Marco, el bienestar como síntoma de enfermedad existe, así es. Después de analizar todas y cada una de las pruebas complementarias puedo concluir que ha llegado su hora. No avisa cuando llega, se presenta en edades dispares, las experiencias y la vida exterior importan en su desarrollo, y además, se ha demostrado que tiene base genética pero sólo les ocurre a aquellos que lo desean.  Su vida corre peligro porque ser feliz es un riesgo para la salud pero lo peor que le puede pasar es que le puede crear arrugas al sonreír y ojeras por trasnochar, y a usted le sientan muy bien.
Marco, está condenado a ser feliz el resto de su vida.

pd: texto calificado de “antológico” en el concurso “a mí no me vengas con cuentos” de “del Medio ediciones”
Dedicado a mi mes de Octubre:
Por mi nuevo trabajo en Tierra Blanca con mis quinientos perrunos lindos, por mi reto #yoquieroyopuedo y por ella, por mis niños de Cusco pero sobre todo por ti Meri, felicidades enana, eres fuente de inspiración y por ti papá, felicidades por tu cumpleaños viejo, donde quiera que estés. Sé que nos estás viendo donde el mar se junta con el cielo, te quiero.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Orgía

 

Se dejaba hacer de vez en cuando y sólo daba su cuerpo a medias a mujeres y su sexo.

Citas pactadas entre él y otras desconocidas donde se curaba momentáneamente la lujuria, el deseo, la fantasía, donde se creaba para ambas partes un mundo paralelo al real que calmaba las ansias de pasión descontrolada, desmedida.

Todo valía salvo verlas. Las esperaba con velas y los ojos vendados en la cama, sin más. La puerta la dejaba abierta y ellas entraban sin aviso, tropezando siempre con una botella de vino que dejaba como timbre por si se dormía. Las recibía bien entrada la noche.

Las bonitas vibraciones de una casa limpia y blanca comenzaban a desvanecerse a medida que, desnudándose, se acercaban a su habitación siguiendo la senda de pétalos de girasol que él ponía en el suelo.

Esa noche aderezaba Patrice mezclándose en el aire con lavanda y jazmín. La Luna afilada como las uñas de un gato, que se veía traslúcida a través de la cortina, alentaba aún más al pecado.

besos-y-bacterias

Le gustaba jugar a las adivinanzas a través de las manos que le tocaban. Sentía sus cuerpos rozándolo e intuía así su estatura y su color de piel. Sus desmedidos jalones de pelo o las caricias de sus dedos sobre su espalda, la fuerza de su boca al morder o el paseo de su lengua por su cuello, lo soez de su verborrea o el susurro de cosas bonitas le ponía a ella color y brillo en los ojos.

Pero esa noche tras ir dibujándola poco a poco sin lápiz, sin ver, le temblaron las piernas al reconocer una sonrisa inolvidable tras escuchar sus risas pícaras de soslayo. Creía conocerla. Quería saber quién era y por primera vez en sus citas quiso quitarse la venda. Pero ella lo impidió apartando sus manos de ella.

Y lo besó y ratificó sus sospechas.

Sus besos descubrían el quinto sabor, los movimientos de su lengua fueron inspiración de tangos y lo sensual de sus picos y las comidas apasionadas invento del yin y el yang, de la cal y de la arena.

La figura de ella en su imaginación se completó real porque no habían unos labios tan perfectos para la armonía de una boca, porque sus besos la describían singular, única y sin igual.

Y lo besó ganando tiempo.

No cabía duda. Sus besos le ponían gustillo al salitre, al helado de vainilla con canela y al sabor del melón fresquito. La saliva, sudor de sirenas, refrescaba de menta helada bocas ajenas. Y así hubiera querido él que fuera pero partió, llenando su mundo de otras bocas féminas tras ella.

Pero alguien le dijo una vez que si conoces a la persona correcta en el momento equivocado, la vida los volverá a juntar.

Y así fue y  lo besó y la besó y así siguieron juntos y así siguen a día de hoy con sus particulares orgías.

Publicado en Desde el alma | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Del revés

– ¿ Diez años del revés?- me preguntó. 

– Sí, exacto, diez años, cada treinta y uno de mes. Diez años, aquí del revés. 

La conocí con la lejanía de por medio aunque me equivoqué al imaginar a qué sabía su aroma, a qué olía su piel. Erré al creer que sólo me erizaría con su voz o que sólo su risa salpicaría de brillo mi mirar. 

Se dejó hacer, me dejó ser, se sintió libre, mujer.

Me quiso, la amé, sin condición y por doquier. 

Me espero, la amo, cada treinta y uno de mes. 

Aquí en la playa de espaldas al mar, del revés. 

La conocí tras abrazarla estrechamente y confirmé mi equívoco. Describirla, definirla, sentirla…era inefable. Tenerla cerca era todo un éxtasis para mi ser y superó todas mis expectativas y también mis fantasías, las de fresa y nata o aquellas de crema de aguacate en la piscina. Pero se fue sin antes prometerme que me buscaría y por ello aquí la espero.

– Son muchos años amigo, diez nada menos, pero, ¿no crees que tu esperanza sería más linda si no le das la espalda a la playa donde la esperas?- me comentó.

Me salió una sonrisa de soslayo, yo la conocía y le contesté.

– Ella se marea en alta mar y nunca vendría a por mí en barco, sino caminando descalza por la arena. Por eso dejo que el sol se ponga tras mi espalda, rechazando su belleza por la de ella, ¡cómo no! los treinta y uno de cada mes, siempre del revés

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Aguacate

Ella me contaba que él, le decía que soñaba con aguacate.

Verde que te quiero aguacate

Verde que te quiero aguacate

 

– ¡Imagina!- me decía que le contaba.

– No tiene por qué ser una piscina muy grande. Una piscina de esas que te permita margullar un fisco y dar unas brazadas a lo largo. Debes coger el aguacate maduro de la Palma, ése de piel morena con pepitas como lunares. Lo preparas escachadito, más bien ligero, suavecito, con pimetón, aceite de oliva, un toque de pimienta y sal del Himalaya. Y vas llenando la piscina…Dicen los expertos consejeros que rápido se oxida al toque con el aire y el sol pero no saben que ese roce hace que salga el perfume de lima-limón natural de su piel y la mantenga fresca. – ella seguía ensimismada recitando su historia de aguacate.

– Preparados, listos, y ¡bomba! Y te dejas hacer en arenas movedizas de pulpa exótica. Una vez sumergido, buceas y chascas aguacate. Mejor es hacerlo con los ojos abiertos aunque pique como en el mar. Sabe a campo y a playa. Y sigues hasta que ya te das cuenta que no has respirado hace mucho despistado¡, extasiado pensando en la palta, imaginándola a ella.- mi amiga se reía al susúrrame su fantasía, la de él explícita, la suya inconsciente.

Ella no habla de él pero te aseguro que las dos veces y media que la oí pronunciar su nombre le brilló los ojos, le chisporroteó el alma.

– Sales del agua como Gandy a lo Dolce Gabbana, te sacudes, y coges panecillos de cilantro y tomate de los laterales de la piscina, que untas digno en el aguacate y la saboreas, antes de que se gaste, antes de que se acabe, antes…antes de que se vaya- y mi amiga termina de contarlo con un gesto a medias entre taciturno y feliz, y yo, te juro, que no la entiendo.

sonrisa

Una fuente exótica, una fruta de temporada prohibida, desconocida, armónica y muy rica. Esa eres tú boba…y ¿él?…Él es el que siempre quiso sumergirse en ti.

Te lleva en su pulsera de muñeca en forma de aguacate partido. Arráncasela con el olvido al miedo por lo desconocido y malmete convirtiéndote en su palta, en su persea americana, en su corazón de aguacate.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Lunares en Metaverso Radio 3

 

Gracias Radio 3.

Tener la oportunidad de poder compartir mi juntar de letras entre tantos genios es un auténtico lujo. Gracias Metaverso, por hacer un hueco para nuestra Talega de pan.

“…la extrapolación de la sensualidad adquiere esas medidas anatómicas con lo singular de lo irrelevante, de lo recóndito, quizás por ello se enfatiza el erotismo, la inquietud de lo carnal y la administración del deseo…” gracias D. Rubén. 

Un abrazo a todos.

#metaverso #radio3 #metaversoradio3 #gracias #lunares

 

radio3

Publicado en Desde el alma, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Escucha 69

¿Escucharlo? ¿leerlo? ¿qué prefieres?

Aquí un trocito de “69”

 https://latalegadepan.com/2017/05/11/69/

“Nunca supo que, después de casi mis cuarenta años, su sexo, su cuerpo, su ser era lo que quería para el resto de mis días.

Nunca supo que hacerme viejo con ella, cuidarnos, embebernos, fuera mi anhelo. Desde ese momento sus quieros yo los compartía y sus deseos, fiel, los cumpliría.

Acostado seguía, y agarrando esa cintura de avispa con caderas de corazón, con fuerza, me introducía en su intimidad así como ella en la mía…ella me apretaba y me pedía…yo le daba…su mandato mi objetivo…no dejé nada al azar, nada en el tintero”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Bonita condena

Me levanto cada Lunes despierto, despejado y con ganas de sonreír. Me gustan los Lunes.

ok

Me pasa últimamente que no me importa hacer el bobilín con jovencitas en una cena clandestina al contar historietas fabulosas, rápidas y frescas que calman almas, descargan mochilas y aceleran el pulso con las risas que provocan.

El sentido del ridículo se me ha desvanecido desde hace muy poco con amigas de mi quinta cuando hablan de política o de la bolsa y yo no digo nada, sólo las saco a perrear con Maluma. Pareceré frívolo pero no me gustan los sucesos ni la prensa rosa y sí sentir la adrenalina de ver como nos divertimos como niños chapoteando y bailando en charcos de barro.

Me gusta mucho el sexo, los cangrejos, los tréboles, las palmeras…y tienen todos mucho que ver…que me llame Coronas en sus Ilustres y verás como lo desarrollo. Sigo enamorado y echándola de menos pero sin pesar, con un caminar ligero.

Me puede el humor, las tardes a solas y las noches a tientas.

Me pirra sus risas al mancharme con chocolate y menta.

Me gusta Aitor, Ber y mi enana que calman típicas y falsas tormentas.

Me erizan olores, sabores, sensaciones de recuerdo, el título que sumo ostenta.

Me da vida poder estar al lado de lo bonito, tenerlo cerca.

Me ocurre desde hace poco que no me pongo malito nunca incluso si no salgo de casa con la mano en la boca cuando hace pelete. Siempre me dice que sí el último pétalo de la margarita y no se me pega ninguna pulga aunque estando más flaco que el tobillo de un pájaro.

Pinto fatal, canto para dar alegría de lluvias a las tierras del Aaiún y el campo y la playa eran lugares inhóspitos para mí…pero desde hace nada disfruto de una Cali donde gano tiempo, gano mucho tiempo.

En paz tras un día de agua salada y mis ojos con chispitas contemplando el sol ponerse tras la Gomera.

Respiro aire puro de las montañas, vivo tocando la guitarra, con pinceles y lapiceros dispuestos para dar rienda suelta a mi imaginación, a mi arte particular. Nunca me supo tanto ese ratito con mis amigos o a solas conmigo o estando pendiente de la programación del Eli-room y del Aguere.

felicidadpost-2

– Doctor, ¡no sé qué me pasa! !Antes tenía tanto miedo a ser feliz, a arriesgarme, a no llegar en hora! Ahora adoro el calorcito, los días largos y las noches locas que se pasan en un pestañeo. Me siento pícaro, capaz, alegre, vital. Siento que puedo generar bienestar en mi pequeño mundo cuando antes estaba congelado ¿por qué a mis sesenta y cinco? ¿por qué tan tarde? ¿Estoy enfermo? ¿Qué me pasa doctor?

– Marco, el bienestar como síntoma de enfermedad existe, así es. Después de analizar todas y cada una de las pruebas complementarias puedo concluir que ha llegado su hora. No avisa cuando llega, se presenta en edades dispares, las experiencias y la vida exterior importan en su desarrollo, y además, se ha demostrado que tiene base genética pero sólo les ocurre a aquellos que lo desean.  Su vida corre peligro porque ser feliz es un riesgo para la salud pero lo peor que le puede pasar es que le puede crear arrugas al sonreír y ojeras por trasnochar, y a usted le sientan muy bien.

Marco, está condenado a ser feliz el resto de su vida.

 

pd: texto calificado de “antológico” en el concurso “a mí no me vengas con cuentos” de “del Medio ediciones”

Dedicado a mi mes de Octubre:

Por mi nuevo trabajo en Tierra Blanca con mis quinientos perrunos lindos, por mi reto #yoquieroyopuedo y por ella, por mis niños de Cusco pero sobre todo por ti Meri, felicidades enana, eres fuente de inspiración y por ti papá, felicidades por tu cumpleaños viejo, donde quiera que estés. Sé que nos estás viendo donde el mar se junta con el cielo, te quiero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Desde el alma | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario