Nunca le hablé de ti a nadie.

Nunca le hablé de ti a nadie, guardando tu recuerdo como mi mejor secreto.

Tus caricias bajo la mesa…
las quedadas a escondidas.
Tu culo en pompa y tus pies de puntillas.

¡Qué locura cómo besas!…
contrastes que mi piel eriza.
No verte se convertía en pesadilla.

Nunca le hablé de ti a nadie, por vergüenza de sentirme en tu vida un hombre ajeno.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s